Fiestas de San Juan en la Alpujarra

La Noche de San Juan, o víspera de San Juan, es una festividad muy arraigada en nuestros país. ¿Quién no ha la fire-956805_640festejado alguna vez?

Por lo general, consiste en encender hogueras en las playas, calles o plazas, donde se reúnen amigos, vecinos y la familia, sin embargo, en Lanjarón, un pueblo de la Alpujarra se celebra de forma diferente (os la comento más adelante). Aunque podríamos pensar que sus raíces son cristianas (se relaciona con el bautismo de Jesucristo, el día de San Juan Bautista), es una fiesta  de origen muy anterior al catolicismo y  coincide con el solsticio de verano, el 21 de junio.

Se festeja la noche entre el 23 y 24 de junio, coincide con la noche más corta del año, a partir de allí se irán alargando hasta culminar en el solsticio de invierno. En esta noche se celebra el triunfo de la luz sobre la oscuridad del invierno, serán las diez de la noche y todavía el sol se resiste a marchar. Con las hogueras y el fuego, se quiere alejar los malos espíritus y saltando por encima se consigue una purificación y alejar los malos augurios. Se suele también pedir un deseo, y saltar varias veces por encima de las brasas para tener suerte todo el año. El agua tiene otro papel importante, a la media noche todos se dirigen al mar, para saltar de espaldas siete olas y pedir un deseo al finalizar: salud, amor, fertilidad, y desterrar toda energía negativa. ¿Vosotros hacéis este ritual de igual forma? ¿pedís deseos?

Es una celebración muy esperada, sobre todo por los más jóvenes, que gustan en este día de desplazase a la playa para recibir la media noche junto al fuego purificador de la hoguera y saltando las olas o tirándose de espaldas al mar. Pero también familias enteras llevan sus viandas, sillas de playa, bebidas y una buena provisión de leña y se instalan a la orilla del mar, reservando así su sitio. La gente prepara junto al fuego sus barbacoas, bebe, baila y se deja envolver por el ambiente creado por esa noche especial, la más corta del año, se puede considerar como el inicio del verano y el comienzo de las vacaciones para muchos.DSC_0754

En Lanjarón se festejan, con una variante, es una verdadera fiesta del agua. Los de la comarca conocemos muy bien este pueblo, “es una de las puertas de acceso a la Alpujarra” y los que no son de aquí, os sonará el nombre por tan conocida empresa productora de agua embotellada que lleva su nombre. Cada año miles de personas, con cubos, mangueras, botellas, pistolas de agua y/o con cualquier otro objeto que se le ocurra para transportar y rociar agua, se lanzan a las calles para participar en “la carrera del agua” y jugar hasta empaparse totalmente. Cada año reúne a más gente, kilómeros de carretera con vehículos aparcados uno tras otro; yo no he  ido nunca a dicha celebración en el pueblo, pero familiares y amigos me comentaron que el pasado año llegaron sobre las nueve de la noche y tuvieron que aparcar el coche a casi dos kilómetros de distancia del pueblo. Muchos van vestidos con gorros de baño, paraguas y trajes muy originales y estrafalarios, que llenan las calles de color y alegría. Todos se divierten grandes y chicos y nadie se va a casa sin salir mojado, pues con grandes mangueras de extinción de incendios, se arrojan cientos de litros de agua sobre los presentes. Otra vez el agua como símbolo purificador en este caso vivido de una forma diferente.rocket-461750_640

No he asistido nunca a dicha celebración precisamente porque Castillo de Baños, un anejo muy cercano al mío, celebra sus fiestas patronales. Os animo este año a asistir. ¡Tras una larga y rica barbacoa en la playa, un baño y botellón junto a la hoguera, terminar la noche de verbena!

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook0
The following two tabs change content below.

Sonia Morales

Latest posts by Sonia Morales (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *